top of page

POR QUÉ LOS MODELOS DE ONU REFLEJAN UN BAJO NIVEL DE APRENDIZAJE



Por POLITIKUM


Cuando escuchamos hablar de Modelos de Naciones Unidas se nos viene a la mente un espacio de aprendizaje interactivo, donde compartir varias ideas y soluciones hacia problemáticas mundiales en un ambiente de formalidad pero también de camaradería con gente que comparte nuestros gustos por la política, economía, el medio ambiente entre otros temas. No cabe duda de que este tipo de ejercicios académicos, por sus “grandes” beneficios para los participantes, se han multiplicado exponencialmente alrededor del mundo, tanto que ahora cada colegio o universidad cuenta con un Modelo de ONU al año.


Hasta ahí la información que recibimos es extremadamente positiva. Sin embargo, el problema radica en que con la multiplicación de estos juegos de roles, los “grandes” beneficios se han visto sumamente afectados y como consecuencia los Modelos de ONU han dejado de ser un espacio de aprendizaje para convertirse en un evento netamente social, y no solo a nivel de participantes, sino también de coordinadores y profesores de las diferentes instituciones. Los Modelos de ONU cada vez se están alejando de su objetivo principal que es brindar a los estudiantes una experiencia de aprendizaje, fuera de las aulas, a través de la cual puedan enriquecerse de conocimientos sobre los distintos problemas mundiales, mientras desarrollan destrezas en escritura académica, análisis crítico, negociación internacional, expresión oral y muchas más.


"Con la multiplicación de estos juegos de roles, los “grandes” beneficios se han visto sumamente afectados y como consecuencia los Modelos de ONU han dejado de ser un espacio de aprendizaje para convertirse en un evento netamente social..."

Es así que todas las instituciones se enfrentan a una saturación a gran escala en el desarrollo de Modelos de ONU por lo que tras un análisis de las distintas ofertas existentes, hemos concluido con algunas de las razones para este problema:


  1. Competencia entre instituciones educativas: Hoy en día todos los colegios o universidades cuentan con Modelos de ONU anuales. Es como si para que las instituciones ganen prestigio dentro del panorama académico necesitan desarrollar este tipo de simulaciones académicas. Tal es así que si ponemos sobre el calendario, los estudiantes podrían participar en Modelos de ONU todas las semanas y, aun así, deberían descartar algunos por la sobre demanda existente.

  2. Altos números de estudiantes por Modelo: Resulta que hoy en día la calidad de los Modelos de ONU se mide por el número de participantes. En la actualidad cada institución educativa desarrolla Modelos con un estimado de 300 a 400 alumnos, olvidándose por completo que la calidad de la experiencia no depende de los números sino de la oferta académica que presenten.

  3. Sin espacio para la innovación: Las instituciones se han olvidado que para que los Modelos de ONU se conviertan en una verdadera experiencia académica hay que apostarle a la creatividad e innovación. Lamentablemente, a la sobre oferta de estos eventos se le suma el hecho de que en todos podemos encontrar los mismos comités de la Organización de Naciones Unidas, a los que se le incluye la Organización de Estados Americanos (OEA), con los mismos temas dentro de cada uno de ellos.

  4. Staff poco capacitado: La mayoría de los problemas se basan en que dentro de los colegios o universidades no existe un staff completamente capacitado para el diseño, organización y desarrollo de estos eventos académicos. Es decir, muchos de los clubes de ONU están dirigidos por profesores que no tienen experticia en la Organización de Naciones Unidas o en carreras como Relaciones Internacionales o Ciencia Política. Como consecuencia, esto hace que el staff de estudiantes seleccionados para la dirección de los comités esté poco o nada entrenado, no solo en las reglas de procedimiento parlamentario, sino también en los temas a tratar en cada uno de los comités que se proponen.

  5. Competencia entre participantes: Finalmente, los Modelos de ONU se han convertido en una competencia de egos entre los estudiantes. Lo que debería ser un espacio académico de estudiantes para estudiantes, se ha convertido en una carrera de quién habla o grita más, quién pelea más y quién crea más número de resoluciones. Se han olvidado por completo el objetivo académico de la simulación y participan únicamente por obtener menciones y premios que, a la larga, si el alumno no demuestra sus buenas capacidades académicas serán simplemente diplomas que quedarán en el olvido sin ser sustento de absolutamente nada para obtener beneficios académicos.


Después de exponer algunos de los problemas más importantes que tienen los Modelos de ONU en la actualidad, queda en cada una de las instituciones educativas cambiar el curso de estos juegos académicos en pro de los participantes. Es momento de ver más allá, el sistema internacional no está conformado únicamente por la Organización de Naciones Unidas, existen un sinnúmero de espacios de negociación internacional que explorar y un mundo entero de problemas a los que se enfrenta la población internacional.


Ya es tiempo de que cada institución educativa se despoje de los falsos prestigios de los Modelos de ONU y se pregunten ¿cuál va a ser el objetivo de la creación de estos eventos académicos? Y más aún ¿De qué manera voy a marcar la diferencia?

181 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comments


bottom of page